lunes, 30 de abril de 2012

Golpe de Nostalgia

Y cuando muera quiero que lleven mis cenizas... a aquel lugar cuyo recuerdo me hace sonreír. Siempre es difícil desprenderse del pasado, los recuerdos pueden empujarte hacia adelante o arrastrarte hacia atrás. Cuando era un crío, mi familia se reunía en un destino turístico conocido, ya saben sol, arena, playa, mar, etc. Las típicas vacaciones donde la familia se reúne a pesar de la distancia para compartir un poco más de dos semanas. Por alguna razón que desconozco mi familia se hizo de un tiempo compartido y cada año durante el verano viajábamos para reunirnos, dado que mi familia estaba repartida entre varios lugares. Aquellos días fueron sin darme cuenta muy importantes en mi vida, recuerdo las risas, lugares, caras, sorpresas, disgustos y demás como un recuerdo distante pero que mantengo en la mente con aprecio. Por razones laborales y académicas, hace unos días tuve que viajar a dicho destino turístico, la idea me emocionaba pues hacía varios años que no regresaba y tengo un sinfín de recuerdos de ese sitio que provocan más de una sonrisa. El asunto es que regresé después de mucho tiempo; es obvio decir que la compañía no fue la misma, en vez de ir con mis parientes, me vi rodeado de colegas, conocidos y amigos con los que disfruté de unos días bajo el pretexto de siempre (un Congreso). No los aburriré con los detalles de mi viaje, solo comentaré con mi psicólogo digital (Blogger) un episodio que viví allá y que me produjo sentimientos encontrados. Debía regresar el auto que alquilé a cierta hora y si lo regresaba antes de tiempo se me penalizaba con 40 dólares, por lo que disponía de una hora más con el automóvil, así que me dispuse a encontrar aquella playa cerca del hotel donde siempre nos hospedábamos en algo así como el reencuentro conmigo mismo de tiempos distintos. Por lo que busqué en el mapa y escarbé en mi memoria de tal forma que al final logré encontrar dicho lugar. No había letreros ni nada que me orientaran sobre su localización lo cual parecía una extraña señal. Al llegar e intentar llegar a la playa por esa pequeña calle, me dí cuenta que el acceso había sido cerrado debido a la construcción de una tienda Departamental cuyo sitio de descarga había bloqueado el acceso a la playa. Estacioné el auto e intenté seguir a pie hasta la playa lo cual no conseguí. Dí la vuelta y recorrí lo que antes había sido la cara externa del hotel y observé que el tiempo también había pasado por dicho edificio, pintura vieja y descolorida en lo que yo recordaba como algo brillante y limpio. Llegué hasta la puerta principal desde en la que mi mente se dibujaba un espacioso lobby, lleno de gente, solo para encontrar un acceso semicerrado, con una malla metálica impidiendo el acceso y un cuarto vacío y polvoriento sin personas en su interior, escudriñé cada centímetro del lugar buscando objetos o personas y traslapando las imágenes descoloridas y vacías por mi recuerdo lleno de sonidos e imágenes. Casi podía ver la alberca del hotel con unos niños aferrándose a un cocodrilo inflable mientras las risas inundaban el lugar. Recordé el tobogán por el que nos deslizamos en incontables ocasiones, las carreras a nado, las figuras que mi padre realizaba al pararse de manos, etc. De pronto regresé a la realidad observando solo un letrero que decía "Prohibido el paso" acompañado de otro de "En Venta". No puedo expresar en palabras lo que sentí al ver el lugar en tan malas condiciones (a pesar de que ya estaba enterado de su cierre), fue como cuando recuerdas a una persona llena de vida en su juventud, solo para encontrarla en un ataúd. Me produjo una sensación rara, de nostalgia, tristeza, pero a la vez de alegría, pues creo que los recuerdos solo pueden empujarte o arrastrarte. Después de un par de minutos ahí, me coloqué de nuevo mis lentes de sol, encendí el motor y seguí con mi camino. A veces creo que la vida está llena de lugares, situaciones y personas que es mejor recordarlos por lo que eran que darse cuenta que ahora son muy distintas. Pensé en colocar la foto del otrora lobby pero prefiero dejarles esta:
Y esta canción la puse como 5 veces mientras esperaba mi vuelo de regreso a la realidad.